Anonim

No todos los días vuela sobre un lago, especialmente si es extraterrestre. Esta animación en color de la NASA, realizada con los datos de radar adquiridos por Cassini entre 2004 y 2013, nos transporta a las extensiones de etano y metano que salpican el satélite.

Leyenda. En la proyección, el polo norte está en el centro y el campo se extiende hasta 50 grados de latitud norte. Las extensiones de líquido aparecen de color azul o negro dependiendo de la profundidad y la forma en que el radar rebota en su superficie. Las áreas secas son claramente visibles: las alturas de los relieves se han ampliado 10 veces. Se ha agregado una leve neblina para simular la atmósfera de Titán.

Un lago tras otro. Para encontrarnos con el Kraken Mare, el más grande de Titán; Ligeia Mare (casi en forma de corazón) y Punga Mare, justo debajo del polo norte. Arriba ya la izquierda del poste encontramos una miríada de lagos más pequeños, que no superan los 50 km de longitud. La mayoría de los mares de hidrocarburos de Titán se concentran en el hemisferio norte. Solo el 3% de los líquidos se encuentran fuera de esta área.

¿Cómo nacieron ellos? Los científicos responsables de la misión están tratando de identificar el proceso geológico en el origen de estas grandes depresiones, capaces de albergar grandes extensiones de líquidos. Uno de los principales sospechosos es la extensión regional de la corteza, que en la Tierra es responsable de la formación de fallas que actúan como cuencas, y de crestas de montañas paralelas.